Uñero en bebés

Al pequeño de la casa le ha salido un uñero, bueno, que digo, le han salido dos uñeros, uno en cada dedo gordo del pie. Y como madre primeriza de un bebé de 4 meses, ya me imaginaba el dedo como un tomate con más inflamación que pie. Como no me gustaba nada esta idea decidí investigar un poco y curarlo rápidamente.

Un uñero es una uña encarnada, y empieza enrojeciéndose e hinchándose la piel cerca del borde de la uña y provoca dolor. Yo los pillé en esta fase y os enseño las fotos aquí debajo. Después, si no se trata, evoluciona a peor, e incluso desarrolla pus.

Uñero en pie de bebé.
El otro uñero.

 

La verdad es que el pequeño nació ya con uno de ellos, porque tenía la uña muy blandita y doblada hacia dentro, pero le corté la uña y se acabó el problema.

La razón suele ser un mal corte de uñas, ya que estas se deben cortar rectas para que el pico no se meta dentro de la piel. Esto es muy fácil decirlo porque a un bebé que no para de mover las piernas se le cortan las uñas como se puede (al menos en mi caso y con ayuda del padre sujetándole).

Cuando descubrí que tenía uñeros de nuevo, intenté cortarle bien las uñas, pero esta vez sólo conseguí empeorar el tema. Así que, unos día después, coincidiendo que vino a comprar un podólogo a la farmacia y que me tocaba cita con la enfermera, les pregunté a ambos. Me dijeron que no estaba muy avanzado así que con unos remedios lo solucionaría fácilmente.

Sus recomendaciones fueron:

-Meter los pies del bebé en agua templada con sal.

-Poner su uñita en Betadine (o su dedito). El podólogo me recomendó llenar el tapón del Betadine y meter el dedo del bebé pero viendo que esto era imposible empapo una gasa y la aprieto bien alrededor.

-Aplicar una crema con antibiótico.

-No cortar la uña hasta que salga.

Con estos tratamientos estamos todos los días (bueno casi todos) desde hace 2 semanas y la inflamación ha disminuido mucho. Además parece que ya no le molesta y que la uña está fuera de la piel, aunque todavía está bastante rojo.

uñero tras 15 días curándolo.

 

el otro uñero tras el tratamiento.

 

Perdón por la mala calidad de las fotos pero hago lo que puedo. Como veis, aún no están curados del todo pero ya no le molestan así que estoy más tranquila. De todas formas mañana me toca pediatra así que la consultaré y os voy contando. ¡Espero que os sirva por si os sucede lo mismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *