Incontinencia urinaria

Hoy es el día de la incontinencia urinaria. Ésta es la pérdida de control del esfínter vesical (cuando no se puede evitar que la orina se escape de la uretra) y provoca un gran problema psicológico y social.  Afecta al estilo de vida del paciente, aunque la mayoría de personas que lo sufren no lo admiten y lo ocultan. Tanto hombres como mujeres deben saber que en el momento que se escapa algo de orina deberían acudir al urólogo el cual les hará un diagnóstico y les pondrá, si es necesario, un tratamiento.

Los tres tipos principales de incontinencia urinaria son:

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo: ocurre durante ciertas actividades como tos, estornudo, risa o ejercicio.
  • Incontinencia imperiosa: implica una necesidad urgente y repentina de orinar. Luego la vejiga se contrae y la orina se escapa. No se tiene suficiente tiempo después de sentir la necesidad de orinar como para llegar hasta el baño antes de orinarse.
  • Incontinencia por rebosamiento: ocurre cuando la vejiga no puede vaciarse completamente. Esto lleva a que se presente goteo posmiccional.
  • Incontinencia mixta: cuando se presenta más de un tipo de incontinencia urinaria.

Las causas de incontinencia urinaria incluyen:

  • Obstrucción en el aparato urinario.
  • Problemas neurológicos o cerebrales.
  • Demencia u otros problemas de salud mental que dificultan el hecho de sentir y responder a las ganas de orinar.
  • Problemas con el aparato urinario.
  • Trastornos neuromusculares.

La incontinencia puede ser repentina y desaparecer luego de un período corto tiempo. O puede continuar a largo plazo. Las causas de la incontinencia súbita o temporal incluyen:

  • Reposo en cama, por ejemplo, durante la recuperación de una cirugía.
  • Ciertos medicamentos (como diuréticos, antidepresivos, tranquilizantes, algunos remedios para la tos y los resfriados, y antihistamínicos).
  • Confusión mental.
  • Embarazo.
  • Infección o inflamación de próstata.
  • Retención fecal debido al estreñimiento grave, que ejerce presión sobre la vejiga.
  • Inflamación o infección de las vías urinarias.
  • Aumento de peso.

Causas que pueden extenderse a largo plazo:

  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Cáncer en la vejiga.
  • Espasmos vesicales.
  • Depresión
  • Próstata grande en los hombres.
  • Afecciones neurológicas como esclerosis múltiple o accidente cerebrovascular.
  • Daño nervioso o muscular después de un tratamiento de radiación pélvica.
  • Prolapso pélvico en las mujeres: caída o deslizamiento de la vejiga, uretra o recto hacia el espacio vaginal. Esto puede ser provocado por el embarazo y parto.
  • Problemas con las vías urinarias.
  • Lesiones de la columna.
  • Debilidad del esfínter, los músculos circulares de la vejiga que se encargan de abrirla y cerrarla. Esto puede ser causado por cirugía de próstata o de la vagina.

El tratamiento de la incontinencia urinaria dependerá de la causa y del tipo que se padezca. Principalmente existen 5 áreas  de tratamiento:

  1. Entrenamiento de la vejiga y del suelo pélvico: este área es muy importante y obtiene buenos resultados duraderos y de forma fácil. Es especialmente importante en mujeres, que deberían prestar atención a su suelo pélvico desde jóvenes como prevención. Los mejores ejercicios son los de Kegel bien realizados y la gimnasia hipopresiva.
  2. Cambios en el estilo de vida: estos cambios junto con el entrenamiento, sirven tanto de tratamiento como de prevención. algunos son: evitar el estreñimiento y las deposiciones forzosas; intentar evitar la tos; bajar de peso si existe sobrepeso; evitar bebidas diuréticas, etc.
  3. Compresas o braguitas especiales para pérdidas de orina: existen de muchos tipos según el grado de incontinencia y no se notan.
  4. Medicamentos: siempre tras la evaluación del médico. Ayudan a prevenir los espasmos musculares, relajan la vejiga y mejoran las funciones vesicales.
  5. Cirugía: si otros tratamientos no funcionan y el problema es grave.
Ayudas para la incontinencia urinaria
Ayudas para la incontinencia urinaria

Lo más importante es saber que la incontinencia urinaria no es un tema tabú y se puede y se debe hablar de ello, al menos con tus profesionales sanitarios. Ellos te ayudarán a encontrar la mejor solución para tu problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *