Cuidado al esterilizar

Os escribo para contaros que no todo se puede esterilizar. Que porqué digo esto, pues por una anécdota que me pasó ayer. Como mi bebé tiene 7 meses ya no esterilizo sus productos a no ser que sean nuevos o que no me fíe de donde se hayan caído. Normalmente los enjuago y los friego con detergente, lo que es suficiente. (Tened en cuenta que se llevan a la boca cualquier cosa que pillan, y que probablemente estará más contaminada).

Ayer estrenaba un chupete muy chulo de una línea nueva que tenemos en la farmacia y le pedí a mi marido que lo fregara y esterilizara, junto con su muñeco favorito, una jirafita de chicco, que se le había caído al suelo. Me refería a esterilizar el chupete y fregar el juguete, pero no me entendió, así que metió en el esterilizador todo lo que había y bien juntito. ¿Qué pasó? Pues que al abrirlo la jirafita se había derretido alrededor del chupete nuevo (Tenía que haber hecho fotos pero ni lo pensé en el momento)….. Y nos hemos quedado sin su juguete favorito y casi sin chupete personalizado (conseguimos retirar la jirafa y el chupete aguantó pero quitamos un trocito de pintura)….

Moraleja: sobre esterilizar no es bueno ni necesario… y tengo que explicarme mejor cuando le pida cosas a mi marido jajajaja.

Os subo foto del chupete antes de todo para que vierais lo bonito que es (y lo chulos que van los dos primos a juego).

¿A qué son monos?
¿A qué son monos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *