Probióticos

Hoy quiero hablar sobre los probióticos. Porque probablemente hayas oído hablar ellos últimamente o incluso si has pasado una diarrea o tomado antibiótico puede que te los hayan recomendado, sin tú saber muy bien lo que eran.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que si se ingieren en la cantidad adecuada producen beneficios en nuestro organismo. Es decir, como explico yo aquí en la farmacia, en nuestro cuerpo tenemos muchas bacterias, buenas y malas, pues los probióticos son un aporte de estas bacterias buenas.

¿Para qué se usan los probióticos? Continuar leyendo «Probióticos»

Cuidado al esterilizar

Os escribo para contaros que no todo se puede esterilizar. Que porqué digo esto, pues por una anécdota que me pasó ayer. Como mi bebé tiene 7 meses ya no esterilizo sus productos a no ser que sean nuevos o que no me fíe de donde se hayan caído. Normalmente los enjuago y los friego con detergente, lo que es suficiente. (Tened en cuenta que se llevan a la boca cualquier cosa que pillan, y que probablemente estará más contaminada).

Ayer estrenaba un chupete muy chulo de una línea nueva que tenemos en la farmacia y le pedí a mi marido que lo fregara y esterilizara, junto con su muñeco favorito, una jirafita de chicco, que se le había caído al suelo. Me refería a esterilizar el chupete y fregar el juguete, pero no me entendió, así que metió en el esterilizador todo lo que había y bien juntito. ¿Qué pasó? Pues que al abrirlo la jirafita se había derretido alrededor del chupete nuevo (Tenía que haber hecho fotos pero ni lo pensé en el momento)….. Y nos hemos quedado sin su juguete favorito y casi sin chupete personalizado (conseguimos retirar la jirafa y el chupete aguantó pero quitamos un trocito de pintura)….

Moraleja: sobre esterilizar no es bueno ni necesario… y tengo que explicarme mejor cuando le pida cosas a mi marido jajajaja.

Os subo foto del chupete antes de todo para que vierais lo bonito que es (y lo chulos que van los dos primos a juego).

¿A qué son monos?
¿A qué son monos?

Uñero en bebés

Al pequeño de la casa le ha salido un uñero, bueno, que digo, le han salido dos uñeros, uno en cada dedo gordo del pie. Y como madre primeriza de un bebé de 4 meses, ya me imaginaba el dedo como un tomate con más inflamación que pie. Como no me gustaba nada esta idea decidí investigar un poco y curarlo rápidamente.

Un uñero es una uña encarnada, Continuar leyendo «Uñero en bebés»

Fiebre en niños y bebés

Consejos sobre la fiebre en niños y bebés:

  1. La fiebre no es una enfermedad, es un mecanismo de defensa del organismo contra las infecciones (virus y bacterias).
  2. La fiebre en niños por sí misma no causa daño cerebral, ni ceguera, ni sordera, ni muerte.
  3. Algunos niños predispuestos (un 4%) pueden tener convulsiones por la fiebre, pero tratar la fiebre no las evita. No se deberían dar medicamentos para bajar la fiebre con este propósito.
  4. Hay que tratar la fiebre sólo cuando se acompaña de malestar general o dolor. El ibuprofeno y el paracetamol son igual de eficaces para combatir el dolor. Las dosis deben calcularse en función del peso del niño.
  5. El uso de paños húmedos, friegas de alcohol, baños fríos. desnudar a los niños, etc. no está aconsejado.
  6. No se debe abrigar ni desnudar demasiado a los niños con fiebre.
  7. Es muy importante que los niños y bebés con fiebre estén bien hidratados. Tienen que tomar abundantes líquidos y que estos contengan hidratos de carbono (zumos, batidos, papillas,…).
  8. No se aconseja usar paracetamol o ibuprofeno antes o después de las vacunas para prevenir las reacciones febriles o locales.
  9. Ni la cantidad de fiebre ni su descenso tras un medicamento orientan sobre la gravedad de la infección.
  10. Hay que vigilar signos de empeoramiento clínico y consultar urgentemente si el niño o bebé presentan:
  • Manchitas en la piel, de color rojo oscuro o morado, que no desaparecen al estirar la piel alrededor.
  • Decaimiento, irritabilidad o llanto excesivo y difícil de calmar.
  • Rigidez de cuello.
  • Convulsión o pérdida de conocimiento.
  • Dificultad para respirar (marca las costillas y hunde el esternón, se oyen como silbidos cuando respira, respiración muy rápida y agitada, etc.).
  • Vómitos y/o diarrea persistentes o muy abundantes que causen deshidratación (lengua seca, ausencia de saliva, ojos hundidos, etc.)
  • Si no orina o la orina es escasa.
  • Siempre en bebés menores de 3 meses.

Información ofrecida por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria

http://www.aepap.org